¡Tediosa es la condición de humano!, de Fulke Greville.

Fulke Greville

(english below)

¡Tediosa es la condición de humano!
Naces bajo una ley, y a otra
te descubres ligado;
vanamente te engendran, pero tienes
prohibido el ser vano;
enfermo te han creado y veste
compelido a estar sano.

¿Qué propósito
tendrá Natura en tan diversas leyes
-la pasión, la razón- que de la propia
división son la causa?

Fulke Greville


Oh, wearisome condition of humanity,
born under one law, to another bound;
vainly begot, and yet forbidden vanity,
created sick, commanded to be sound.

What meaneth nature by these diverse laws?
Passion and reason self-division cause.

Fulke Greville

Original text: Fulke Greville, Baron Brooke, The Tragedy of Mustapha (London: [J. Windet] for N. Butler, 1609). STC 12362
 First publication date: 1609.

El grado cero de la escritura, por Roland Barthes.

Roland Barthes

Inicio Unidad Mínima con un escrito de Roland Barthes. La esencia que emana el texto motiva en cierto modo este blog y, como eterno aprendiz, también yo persigo ese estado: el grado cero.

El grado cero de la escritura (Le degré zéro de l’ecriture, 1953), Roland Barthes, París.

PRÓLOGO

Hébert jamás comenzaba un número del Pêre Duchêne sin poner algunos “¡mierda!” o algunos “¡carajo”. Esas groserías no significaban nada, pero señalaban. ¿Qué? Una situación revolucionaria. He aquí el ejemplo de una escritura cuya función ya no es sólo comunicar o expresar, sino imponer un más allá del lenguaje que es a la vez la historia y la posición que se tome frente a ella.

No hay lenguaje escrito sin ostentación, y lo que es cierto del Pêre Duchêne lo es también de la literatura. Ésta también debe señalar algo, distinto de su contenido y de su forma individual, y que es su propio cerco, aquello precisamente por lo que se impone como Literatura. De ahí un conjunto de signos sin relación con la idea, la lengua o el estilo y destinados a definir en el espesor de todos los modos posibles de expresión, la soledad de un lenguaje ritual. Este oren sacro de los Signos escritos propone la Literatura como una institución y evidentemente tiende a abstraerla de la Historia, pues ningún cerco se funda sin una idea de perennidad; pero allí donde se la rechaza, la historia actúa más claramente; por lo que es posible formular una historia del lenguaje literario que no sea ni la historia de la lengua, ni la de los estilos, sino solamente la historia de los Signos de la Literatura, y se puede descontar que esta historia formal manifieste a su modo, que no es el menos claro, su unión con la Historia profunda. Seguir leyendo El grado cero de la escritura, por Roland Barthes.

Toño Chouza

A %d blogueros les gusta esto: